Ayuno Intermitente, ¿una moda o uno de los mejores remedios para perder peso?

Lo más seguro es que, lo conozcas o no, al menos habrás escuchado hablar sobre el ayuno intermitente, ¡Normal! Se ha convertido en los últimos años en la última moda, sobre todo en el mundo fitness y entre aquellos que quieren perder peso.

Lo cierto es que este método existe desde la antigüedad y ahora, se está redescubriendo para quedarse. Parece que al final, lo que parecía una moda puede acabar convirtiéndose en un hábito alimenticio debido a los múltiples beneficios que aporta su práctica. Ya sabes, siempre que se haga de forma concienciada y bajo supervisión en algunos casos.

Qué es el ayuno intermitente y cómo funciona

Lo primero que debes saber es que el ayuno intermitente no es una dieta, es una forma de programar las comidas debido a que no se limitan los alimentos sino las horas en las que debes consumirlos. Es un modelo de alimentación que va por ciclos, basándose principalmente en periodos de ayuno y periodos para comer.

Tipos de ayuno intermitente

Hay que decir que existen muchos tipos de ayuno intermitente, desde periodos de horas dentro del día hasta 24 y 48 horas completas. Hoy explicaremos los más populares y fáciles de llevar: el método 12/12, el 16/8 y el 20/4.

ayuno intermitente

El método 12/12

Este sin duda es el método más sencillo y fácil de llevar debido a que básicamente consiste en dividir el día. Así, durante uno de los ciclos de 12 horas podrás realizar tus comidas con normalidad, mientras que el otro periodo, en las 12 horas restantes no podrás ingerir nada sólido.

Es muy fácil de hacer y en muchos casos ya lo practicamos sin darnos cuenta. Servirá simplemente con adelantar la cena para cumplir ese rango de horas. Es decir, cenar a las 21:00 PM y desayunar a las 9:00 AM, por ejemplo.

No es tan efectivo como los siguientes pero es perfecto para iniciarte en el mundo de la programación de los ayunos intermitentes, sobre todo si eres consciente que saltarte una comida puede suponer finamente un atracón en medio de la noche.

El método 16/8

Este método es el más popular de todos, con este, las horas de ayuno aumentan, debes hacerlo durante 16 horas y alimentarte durante las otras 8. Realmente, tampoco es muy difícil. En esta ocasión, deberás adelantar la cena y retrasar el desayuno algunas horas. Este ayuno incluye las horas de sueño más algunas más.

Ya sabemos que lo aconsejable es no acostarse directamente tras la cena y, si además la adelantas un par de horas más, podrás adaptar el desayuno en tu rutina. Puedes cenar a las 19:00 PM y desayunar a las 11:00 AM.

Otra opción, es cenar como de costumbre y al día siguiente saltarte el desayuno y esperar hasta la hora del almuerzo. Te recomendamos que adaptes tus comidas dependiendo de las horas donde tu actividad física sea mayor.

Con este método, lograrás que las kilocalorías disminuyan. Por eso, es muy recomendable para la pérdida de grasa a la vez que mantienes la masa muscular.

El método 20/4

Este es el método más complicado de los 3, en este caso, el ayuno aumenta hasta 20 horas sin ingerir ningún sólido y durante 4 horas al día deberás realizarás tus comidas. Al final, con el tiempo disponible podrás realizar una o dos comidas como mucho.

Si decides realizar este método debes hacerlo de manera muy controlada y no durante largos periodos de tiempo para no sufrir desequilibrios nutricionales.

Durante las horas de ayuno, en caso de pasar por momentos de hambre, puedes ayudarte a saciar el apetito con café solo o infusiones, que además son muy beneficiosas para la salud.

Beneficios del ayuno intermitente

Este patrón de estructurar las comidas, a parte de ser un gran aliado a la hora de perder grasa tiene otros muchos beneficios. La pérdida de grasa viene debido a que durante esas horas de ayuno, tu cuerpo utiliza la que está acumualada para obtener energía. Así, puede lograr perder grasa pero sin perder musculatura.

ayuno intermitente

Otros de los beneficios que podemos obtener practicando esta programación de la alimentación son:

  • Mejora la resistencia a la insulina, ayudando a evitar la diabetes y normalizar los niveles de glucemia en sangre.
  • Aprender a mejorar la capacidad de autocontrol; es decir, superar la sensación de hambre que realmente es ansiedad.
  • Disminución de los triglicéridos
  • Retrasa en envejecimiento tanto físico como en nuestro interior, en el organismo, alargando la vida.
  • Reduce los indicadores de inflamación y limita el crecimiento de células cancerígenas.

Hasta aquí, hemos conocido un poco más sobre el ayuno intermitente, las distintas modalidades y sus beneficios. Todos somos conscientes que la clave del éxito es llevar una dieta variada y llevar a cabo ejercicio físico de forma regular, pero todo aquello que pueda ayudarnos a perder unos kilos de más y sentirnos bien con nosotros mismos nunca está de más. Por ello, aquí te dejamos algunos enlaces más relacionados con la pérdida de peso: