La Mejor Crema Hidratante Para Tu Piel

Las cremas hidratantes son muy importantes para nuestro ritual de belleza diario. De la misma forma que no podemos pasar el día sin beber agua, no deberías pasar un solo día sin hidratar tu piel, para mantenerla suave, tersa y fresca.  Elegir la crema hidratante adecuada puede parecer muy sencillo hasta que comienzas a buscar y te das cuenta de que se pueden llenar varias estanterías de una parafarmacia, tan sólo de productos para la hidratación de la piel. Hay cremas para la cara, para el cuerpo, para pieles secas o sensibles. ¿Necesitas protección solar o agentes anti edad? Si te paras a pensar un poco la confusión puede ser mortal.

¿Sabes realmente cuál es la crema hidratante que mejor te va? Aquí tienes una pequeña guía para escoger la que más se ajusta a tu tipo de piel.

Hidratación según el tipo de piel.

Crema Hidratante según tu tipo de piel
Elige la crema hidratante según tu tipo de piel.

Básicamente existen cuatro tipos de piel: normal, seca, grasa y mixta, aunque también podemos considerar una quinta, la piel sensible, que requiere de un cuidado especial.  Entender cuál tipo de piel tienes de dará una idea de qué tipo de cuidados deberás tener y cuál será la mejor crema hidratante.

1. Piel Normal

La mayoría de las veces, quien tiene este tipo de piel, no describe su piel como grasa o seca. Cuando la tiene de una u otra manera es debido a condiciones puntuales y externas y se soluciona fácilmente. Los tipos de piel normales tienen poros pequeños que no son fácilmente visibles y no suelen estar congestionados. La piel normal no tiene exceso de brillo y no tiende a agrietarse o escamarse. Este tipo de piel tiene un tono uniforme, no tiene manchas y muestra pocas líneas de expresión o arrugas.

Tipo de crema hidratante a utilizar:

La piel normal está equilibrada y habitualmente libre de brotes. El objetivo a seguir es mantener el equilibro con una crema hidratante que no sea ni demasiado gruesa ni ligera. Una buena opción será utilizar una crema-gel refrescante. El uso de antioxidantes ayuda a fortalecer la barrera natural de la piel y protegerla de la contaminación y otros factores ambientales. El producto mantendrá la humedad manteniendo la piel hidratada y la sentirás flexible.

Recomendación:

2. Piel Seca

Si tienes la piel seca, probablemente sientas una tirantez frecuentemente y también puede que tengas parches escamosos o descamaciones. Generalmente, la piel seca tiene poros casi invisibles y puede sufrir de arrugas prematuras e irritaciones frecuentes.

¿Por qué tengo la piel seca?

Pueden haber muchos factores. Uno de ellos es hereditario ya que la genética predispone el funcionamiento de las glándulas sebáceas, que son las encargadas de producir el sebo que mantiene nuestra piel suave y tersa. Muchos creen que la principal causa de la piel seca es la falta de humedad, pero el contenido de agua en la piel seca está a un nivel similar al de la piel grasa.  Añadir agua a la piel seca, en realidad puede ser contraproducente.

Tipo de crema hidratante a utilizar:

Tu piel tiene tendencia a escamarse y es importante en primer lugar limpiarla de células muertas y posteriormente aplicar la crema hidratante para restaurarla e hidratarla. Un producto con una gran consistencia no necesariamente es el idóneo, en lugar de eso es mejor utilizar productos con ceramidas o aceites esenciales que permitan que tu piel seca se vea suave e hidratada.

Recomendación:

3. Piel Grasa

Si tienes la piel grasa normalmente notarás un exceso de brillo en la cara y el acné será un problema bastante habitual.

¿Por qué tengo la piel grasa?

La piel grasa se debe normalmente al resultado de factores genéticos y cambios hormonales experimentados a lo largo de tu vida. Si tienes la predisposición a tener unas glándulas sebáceas más activas, estas producirán mayor cantidad de sebo, una sustancia aceitosa que ayuda a mantener la piel tersa e hidratada. Este aceite fluye desde el interior de la epidermis hacia la superficie de la piel a través de los poros y los folículos capilares.

El exceso en la producción de aceites puede ampliar el tamaño de los poros, se producen bloqueos y aparecen los efectos del acné. Los poros de la piel grasa son más visibles y la piel tiene apariencia grasa durante el día. El maquillaje en la piel grasa produce brillos en exceso y se corre fácilmente.

Tipo de crema hidratante a utilizar:

Es un error creer que si tienes piel grasa, no necesitas crema hidratante. Es importante dar hidratación a la piel, principalmente después de realizar una limpieza para evitar que se seque en exceso. Se recomienda utilizar una crema hidratante libre de aceites. Para preparar tu piel para el maquillaje, puedes utilizar un hidratante que regule la producción de sebo de tu piel.

Recomendación:

4. Piel Mixta

La piel mixta combina dos o más tipos de piel en la cara y se muestra normalmente como piel seca y escamosa en algunas partes de la cara con otras excesivamente grasas. Muchos confunden tener una piel grasa cuando en realidad tienen una mezcla de las dos. Si tu piel no es grasa en todas partes, habrá porciones en las que sea normal o seca, por lo que tienes una piel mixta.

Este es el tipo de piel más común. La piel en la zona T de la cara (frente, nariz y barbilla) es donde las glándulas sebáceas son más activas que en otras partes de la cara como en las mejillas.

Tipo de crema hidratante a utilizar:

Puedes tratarte la piel de dos maneras.  Puedes hidratar las diferentes zonas de la cara por separado.  Hidrata la zona T con una crema hidratante sin aceite o aplica una crema de control sebáceo para después aplicar una crema hidratante nutritiva a las mejillas y otras partes secas de la cara.  También, si lo prefieres, puedes utilizar una crema especial para pieles mixtas que pueda calmar e hidratar y pueda actuar en ambas regiones de tu cara.

Recomendación:

5. Piel Sensible

Los tipos de piel sensible pueden mostrar características de piel seca, grasa o mixta además de tener que lidiar con gran cantidad de rojeces e irritaciones.  Si tienes piel sensible, debes evitar tratamientos agresivos basados en químicos. Esta piel se inflama fácilmente, así que es importante elegir bien la crema hidratante para evitar efectos adversos.

Tipo de crema hidratante a utilizar:

Debes utilizar una crema hidratante suave y que esté libre de perfumes, tintes y parabenos. Te aconsejo que cuando encuentres una crema hidratante que te funcione, seas fiel a ella. Esto te ayudará a calmar la piel y a evitar brotes futuros.

Recomendación:

Cualquier crema de La Roche Posay está elaborada pensando en la pieles más sensibles:

Recomendaciones Finales:

Recomendaciones hidratación de la piel
Recomendaciones finales para sentirte a gusto con tu piel

1. La piel debe estar ligeramente húmeda:

Idealmente, las cremas hidratantes se aplican mejor sobre la piel ligeramente húmeda, minutos después del baño para fijar la humedad. También ayuda el bañarse o ducharse con agua tibia que no esté muy caliente.

2. Considera la textura:

La textura de una crema hidratante adecuada para ti se relaciona con tu tipo de piel. Como hemos visto, a la piel normal le va mejor una crema ligera y no grasa mientras que la piel seca puede que necesite una fórmula más densa y cremosa que bloquee la humedad. Presta atención no sólo a textura del producto en el envase, sino también a cómo se siente en tu cara después de aplicarlo.

3 .Protección Solar (SPF):

Probablemente ya sabrás que el uso de protección solar es importante en el cuidado diario de tu piel. La mejor manera de combatir el daño de los rayos ultravioleta del sol es utilizar protectores solares a diario. Aquí es donde la crema hidratante te puede ayudar. Intenta escoger alguna crema hidratante con SPF 15 o mayor.

Crema ideal SPF textura rica y ligera:

En resumen: Hay cremas especiales para tu tipo de piel, ya sea normal, seca, grasa, mixta o sensible.  Prueba la tuya y cuéntame cómo te ha ido.  Comenta más abajo, comparte si te ha gustado y vuelve pronto que aquí te espero con más consejos.

Si os ha gustado el artículo y quieres seguir leyendo sobre el tema, descubre cómo elegir la mejor protección solar para tu piel.