Toda la verdad sobre los complejos vitamínicos

Las vitaminas son unos micronutrientes esenciales para el correcto funcionamiento del cuerpo y su desarrollo. Su función es reguladora y son necesarias para que se produzcan las reacciones metabólicas en las células.

El cuerpo necesita 13 vitaminas básicas que provienen de los alimentos que consumimos y cada una de ellas tiene una función concreta, por lo que tener una bajo nivel de alguna puede suponer problemas de salud.

Debido a la alimentación de cada persona u otros factores como el estrés, cambios hormonales o enfermedades, es posible que en algunas ocasiones estos niveles sean insuficientes o bajen, por lo que será necesario contar con la ayuda de un complemento multivitamínico que ayude a su regulación.

Tipos de vitaminas

Las vitaminas se clasifican según su capacidad para disolverse en otra sustancia. Así, encontramos dos tipos; las liposolubles, solubles en lípidos y las hidrosolubles, solubles en líquidos.

Las liposolubles, son aquellas que se encuentran en la parte grasa de los alimentos y, su eliminación es complicada, por lo que pueden llegar a ser tóxicas si se consumen en exceso. Al ser absorbidas son transportadas al hígado y posteriormente a la sangre.

Dentro de este grupo se encuentran las vitaminas A o retinol, la D o calciferol, la E o tocoferol y la vitamina K.

Las hidrosolubles, son aquellas que son solubles en líquidos, en la parte acuosa de los alimentos y no tienden a almacenarse en el organismo, por lo que es necesario ingerirlas con frecuencia para que sus niveles se mantengan estables.

Dentro de este otro grupo encontramos todas las vitaminas del grupo B: la vitamina B1 o tiamina, la B2 o riboflavina, B3 O niacina, B5 o ácido pantoténico, B6 o piridoxina, B8 o biotina, B9 o ácido fólico y la B12 o cianocobalamina; la única que si se almacena en el organismo. A parte, también encontramos la vitamina C o ácido ascórbico.

Complejos vitamínicos

La mejor forma de obtener los minerales y vitaminas necesarias para el organismo es a través de una dieta variada y rica en alimentos saludables. Esta, en muchas ocasiones no se cumple o incluso llevándola, es posible que haya ciertos déficits debido a otras causas, para ello un suplemento puede ayudarte a compensar las deficiencias.

Los complejos vitamínicos o multivitamínicos son suplementos que contienen una combinación de vitaminas y minerales que se encuentran en los alimentos para ayudar a cumplir funciones únicas del organismo. Estos suelen venir en forma de pastillas, tabletas masticables, polvos para disolver en agua o líquidos.

Complejos vitamínicos

Vitaminas necesarias según la edad

Al igual que las necesidades de nuestro cuerpo varía según la edad, las vitaminas necesarias también son distintas a medida que pasan los años. En Kiré, podemos ayudarte a elegir los complementos vitamínicos que mejor se adapte a tus necesidades.

Vitaminas entre los 20-30 años

  • Calcio: Aunque la preocupación por tener los huesos sanos debe estar presente en todas las edades, estos son los mejores años para mantener y fortalecer los huesos y la masa ósea para los próximos años. Lo idóneo es tomar unos 1000 miligramos de calcio diarios. En caso de no recibir en tu dieta dicha cantidad es recomendable tomar un suplemento.
  • Ácido Fólico, vitamina B9: La cantidad recomendada son 400 mg diarios. Pero, si tienes pensado quedarte embarazada o lo estás, es recomendable aumentar la dosis a 600 mg de esta vitamina para tener unas tasas altas y así, evitar posibles problemas en el bebé.
  • Leotrón embarazo, entre otras vitaminas y minerales contiene diferentes tipos de vitamina B9 para ayudarte a contribuir al crecimiento de los tejidos maternos durante el embarazo, el proceso de división celular y la formación natural de las células sanguíneas.
  • Hierro: La falta de hierro puede causar anemia y síntomas de fatiga y debilidad. Es por ello que la dosis diaria no debe bajar de 15-20 mg diarios. A parte, también es muy importante para la fertilidad de las mujeres. Si estás embarazada es recomendable aumentar ligeramente la dosis.
  • Vitamina D: esta vitamina, es una pro-hormona que producimos gracias al sol. Es posible que debido a tu rutina, el lugar donde vivas o la época del año, la exposición solar sea mayor o menor. En los casos en los que no se obtenga esta vitamina a través del sol, es necesario tomar un suplemento.

Complejos vitamínicos entre los 40 – 50 años

A la hora de elegir los complejos vitamínicos una vez llegados a esta etapa, debemos fijarnos en que sean para nuestra edad, debido a que a partir de los 50 las ingestas de hierro disminuyen.

  • Calcio: durante la etapa de los 40, la ingesta de calcio continua como en los años anteriores en 1000 miligramos al día, pero una vez llegados a los 50, la dosis debe aumentar a 1200 miligramos diarios. Por ello, si no varías tu dieta para alcanzar estos niveles debes tomar un suplemento pero sin sobrepasar la dosis recomendada.
  • Vitamina B9 o Ácido Fólico: durante esta etapa, a no ser que estés embarazada es recomendable que las cantidades de ácido fólico se mantengan en 400 mg.
  • Hierro: al igual que en los 20-30 años, las cantidades se mantienen entre 15-20 mg a no ser que estés embarazada; entonces deben aumentar. En cualquier caso, si los niveles de hierro en tu cuerpo son inferiores, puedes ayudarte de Hema-Plex, complemento alimenticio con hierro con vitaminas B2, B6, B12, ácido fólico, y potenciadores de la absorción.
  • Vitamina D: se mantiene la regla general, si tu exposición diaria al sol no es la suficiente para recibir las cantidades de vitamina D necesarias, debes apoyarte de un suplemento.
  • Vitamina B12: es necesario a partir de los 50 años aumentar el consumo de esta vitamina debido a que su absorción no es igual, si no puedes hacerlo a través de la alimentación es necesario que tomes un suplemento que la contenga.
  • Vitamina A: debido a que a partir de estas edades la vista comienza a tener pérdidas de forma gradual, es importante aumentar la dosis.

Complejos multivitamínicos a partir de los 60 años

  • Calcio y vitamina D y E: una vez llegada la menopausia, es importante que las cantidades de estas vitaminas aumenten para prevenir la osteoporosis y fortalecer los huesos.
  • Vitamina K o Fitomenadiona: es posible que si los niveles de calcio son bajos tengas que tomarla ya que ayuda a disminuir las pérdidas de calcio a través de la orina.
  • Ácido Fólico: debes mantener su dosis recomendada para tener bien los niveles de estrógenos.

En estas edades los problemas de salud se manifiestan más frecuentemente. Por ello, debes asegurarte de que tu multivitamínico se adapte correctamente y cumpla las dosis necesarias.

Ahora ya sabes lo importante que es mantener una ingesta adecuada de vitaminas para tu organismo. Recuerda que los complejos vitamínicos son una buena opción para suplir las posibles carencias de estas en nuestra dieta y permitir que realicen sus funciones adecuadamente.

Antes de terminar, como hemos dicho lo importante que es mantener una dieta equilibrada y saludable, os dejamos aquí un artículo sobre los superalimentos, alimentos que por sus propiedades, si los consumes como suplementos, pueden ayudarte a mejorar tu dieta y compensar un déficit o contrarrestar excesos.