Cómo proteger la piel de bebés del sol

Con la llegada del buen tiempo aumentan las horas de sol y apetece pasar más tiempo al aire libre y pasear con tu bebé. Antes de salir deberías tomar en consideración los peligros de los rayos solares para la piel, especialmente la de los bebés. Una quemadura durante la infancia aumentará el riesgo de tu bebé de desarrollar melanomas, la forma más mortífera de cáncer de piel, durante su etapa adulta. Aquí te explicamos cómo proteger la piel de tu bebé del sol.

Por suerte, de todos los factores de riesgo de cáncer de piel, el más fácil de prevenir es la exposición al sol. Estos consejos te ayudarán a prevenir sus peligros mientras proteges la hermosa piel de tu bebé. Así podréis disfrutar de todos los beneficios que nos trae la luz solar.

En primer lugar, es importante encontrar el equilibrio entre tener a tu bebé morenito y preservar su salud. Y no importa que naturalmente tenga la piel oscura, siempre lo debes proteger del sol, ya que todavía no ha desarrollado la producción de melanina, el pigmento que protege la piel de la radiación solar.

Mantén a tu bebé en la sombra

Antes de cumplir los 6 meses tu bebé no debe verse expuesto al sol directamente. Siempre que esté en el exterior, que permanezca a la sombra. Utiliza la capota de la silla, sombrillas o busca donde estar a cubierto, como bajo la sombra de un árbol.

Vístelo con ropa protectora

Utiliza prendas ligeras que lo cubran bien, pero que transpiren y lo mantengan fresco. No obstante, utiliza tu sentido común, tápalo según la temperatura del día para que esté protegido sin sufrir por el calor.

Siempre una gorra o sombrero

La cabeza es una zona delicada que a veces solemos descuidar. No podemos confiar en que el poco pelo que tiene el bebé lo proteja. Si tu bebé se siente incómodo y tiende a quitársela, busca algún gorro con tiras que se pueda sujetar a su cuello.

Proteger los ojos

Los ojos de los bebés también son muy delicados. Es muy recomendable que le pongas gafas de sol. Asegúrate de que sean homologadas con cristales que garanticen protección a los rayos UVA y UVB. Las monturas deberán ser blandas de goma, aptas para niños.

Evitar las horas de más exposición solar

Es mejor salir por la mañana y a última hora de la tarde.  Hacia el mediodía y durante las primeras horas de la tarde es cuando quema más el sol. Los rayos inciden de forma más directa y hace más calor. Por lo tanto, es mejor planificar el momento para salir.

Utiliza un protector solar adecuado para tu bebé

Escoge un bloqueador solar físico en lugar de un protector químico. Estos últimos se basan en compuestos químicos que penetran en nuestra piel y la protegen transformando los rayos de sol en energía no perjudicial. Tienen el inconveniente que pueden causar irritaciones y alteraciones en pieles delicadas. En cambio, los bloqueadores son filtros físicos a base de minerales que crean una capa protectora que refleja la radiación solar.

Factor de protección mayor de SPF 30

El factor de protección deberá ser alto, de 30 o más, y adaptado para las pieles delicadas de lo niños, hipoalergénico, sin parabenos y testado dermatológicamente.

Vigila la edad

Antes de los seis meses de edad, es mejor no utilizar un protector solar.  Si hace mucho sol, utiliza un tipo para pieles delicadas y pónselo en poca cantidad solamente en las zonas más expuestas. Posteriormente, cuando haya cumplido los seis meses, podrás aplicarlo abundantemente. Piensa que su piel es muy fina y todavía no produce suficiente melanina.

Respeta el tiempo de exposición

El protector se deberá aplicar unos 20 o 30 minutos antes de exponerse al sol. También hay que volver a aplicarlo cada dos horas y después del baño si estás en una piscina o en la playa.

Atención a la sombra y los días nublados

Aún cuando no haya luz solar directa, deberás proteger a tu bebé de los rayos de sol. A la sombra, los rayos reflejados en la arena de la playa, la nieve o en las hojas de los árboles también son dañinos. Además, habrá que tomar las mismas medidas en los días nublados. Aplica el protector solar aunque no haya sol directo.

Toda precaución es poca para proteger a tu bebé del sol. Considera que su piel es muy delicada y todavía no tiene formadas todas sus defensas. De todas formas, os recomendamos que aproveches el buen tiempo y disfrutes al aire libre con tu pequeño.

Si te preocupa la salud de tu bebé, quizá te interese:

2 comentarios en “Cómo proteger la piel de bebés del sol”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.